¿Qué es una tapa?

Dicen que el origen de las tapas viene de un episodio en donde al monarca Alfonso XIII, Rey de España en 1902, le habían servido una copa de vino de Jerez en un lugar a orillas de mar. Repentinamente surgió un remolino de viento que salpicó la copa de vino con arena, para evitar que esto siguiera sucediendo, el camarero colocó una loncha de jamón sobre la boca de copa. Cuando el rey fue a beber, preguntó con sorpresa: "¿Qué es esto?". El mozo le contestó: "Perdone mi atrevimiento Majestad, le he puesto una tapa para que no entre arena en la copa". Alfonso XIII se comió la loncha de jamón y requirió que se le sirviera otro Jerez, pero "con otra tapa igual". Todos los presentes rieron el ingenio real y emularon al rey pidiendo lo mismo. 

Basado en esta historia, decidimos denominar nuestras experiencias como Tapas de Contenido. Una Tapa de Contenido refleja nuestro contacto con el lugar que visitamos. Es un breve resumen (honesto, preciso y al grano) que te servirá para decidir donde disfrutar tus ratos libres.

Durante este proceso, utilizamos todos los sentidos, incluyendo el sexto (sentido común) para descifrar, sentir y palpar cada detalle. Todo esto lo hacemos con mucho cariño y dedicación porque apreciamos:

  •  Escuchar las risas de nuestros amigos mientras compartimos un copa de vino.
  •  Disfrutar el aroma del langostino al hacer contacto con la plancha.
  •  Observar como un chef de sushi delinea un pieza de atún.
  •  El contacto de nuestros dedos con la concha rugosa de una ostra.
  •  La explosión de sabor en el momento que un champiñón empalma la lengua.

Pero más importante que lo expuesto anteriormente, es el uso del sentido común que nos lleva evaluar la experiencia en 360 grados y ofrecerte información atomizada, con gusto y pasión.